Cuatro bancos concentran casi el ochenta por ciento del mercado crediticio en Brasil